Videos relacionados con huesos cortos del cuerpo humano ejemplos

Informaciona

Comparte y descubre información

  • La lesión de rodilla en un deportista

  • Embarazo: De 8 semanas

    Tu bebé tiene ya el tamaño de una alubia. Y no para de moverse, dar vueltas y cambiar de posición, aunque todavía es pronto para que tú sientas toda esta actividad. La colita que se le veía, está empezando a desaparecer y los dedos de las manos y de los pies crecen cada día. Ya se le han formado las articulaciones de los codos y de las rodillas y puede doblar sus extremidades. ¿Será un niño? ¿Será una niña? Aunque el sexo del bebé quedó ya fijado en el momento de la concepción, sus órganos sexuales todavía no están formados y no se puede saber a simple vista si será una bebita o un bebito. Todavía no estás muy "gordita", pero hay partes de tu cuerpo que ya están creciendo, por ejemplo, los pechos. Este aumento se atribuye a la expansión de los conductos por donde circulará la leche que luego alimentará a tu bebe. Otros cambios que también puedes estar notando en estas fechas son: aversión a ciertos alimentos y a los olores fuertes (tu nariz es ahora mucho más sensible a los olores), y un cansancio que te cala hasta los huesos. Eso se debe a que tu cuerpo está trabajando horas extras para crear un nuevo ser humano. Las malas noches de sueño irregular junto con la ansiedad que te produce el embarazo — sin mencionar las náuseas y los vómitos — son factores que pueden dejarte agotada. Pero no te desanimes: muchas mujeres comienzan a sentirse bien una vez pasado el primer trimestre.

    Ver video "Embarazo: De 8 semanas"

  • ¿Funcionan las células madre en el corazón?

    Madrid, 27 feb (efesalud.com). Entramos en el despacho del doctor Carlos Macaya Miguel, jefe de servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, para hablar de los avances en la investigación de las células madre orientadas al corazón, terapia biológica que "todavía no ha ofrecido resultados satisfactorios como sí ha ocurrido en la renovación de la piel".

    Pero antes de enfocar sus comentarios en los latidos cardíacos, Carlos Macaya nos ofrece algunas pinceladas que definen el uso de células madre en los tratamientos de las diferentes enfermedades fisiológicas del ser humano.

    "Nuestro cuerpo se compone de órganos conformados por tejidos que a su vez están constituidos a base de células, y éstas por moléculas. En definitiva, -dice- líquidos, fundamentalmente agua, y todo tipo de células con diferentes funciones estructurales, como las epiteliales, las de la mucosa bucal o digestiva, las del pulmón, las del hígado, las del sistema óseo o las del cerebro".

    Y en cada órgano encontramos diferentes tipos de células, como sucede en el corazón.

    "No solo hay células que forman músculo, sino que también tenemos células de los vasos sanguíneos, arterias y venas, y dentro de estos las células endoteliales; células de tejido fibroso; células que generan estímulos eléctricos; o células del tejido de conducción", apunta algunas.

    ¿Y de dónde proceden estas células?... El origen del árbol genealógico celular se halla en el intercambio de ADN entre el óvulo de la mujer y el espermatozoide del varón, el ovocito, la primera célula madre del futuro cuerpo humano.

    Las células madre tienen la capacidad de multiplicarse en dos células hijas. Una conserva las mismas propiedades de la madre para la renovación periódica, o cuando se produce algún tipo de daño en el tejido, y otra para especializarse según la función de cada órgano.

    Durante la división celular del ovocito -mitosis-, hasta convertirse en embrión, se configura la especialización celular. Las células madres dejan de ser troncales para convertirse en tejidos, nerviosos o musculares.

    En el recién nacido, el cuerpo está prácticamente formado y solo quedan un número determinado de células madre en cada uno de sus órganos. Son necesarias para la generación continua de células que puedan sustituir a las células agotadas o muertas.

    ¿Y dónde montan guardia estas células?... Las células madre se originan en la médula ósea, el tejido blando de los huesos; donde también se crean las células sanguíneas.

    "Los glóbulos blancos, los glóbulos rojos -eritrocitos- y las plaquetas tienen una media de vida de dos o tres semanas, momento en el que desaparecen para ser sustituidos por otros nuevos que discurran con energía a través del torrente circulatorio", detalla.

    ¿Entonces, en qué consiste esta terapia celular regenerativa?... En colocar células madre en el tejido dañado para sanar sus estructuras y recuperar así su funcionalidad orgánica.

    ¿Y en el corazón, que tipo de células se colocan?... Se deben introducir células que sean capaces de especializarse en cada tipo de células que conforman las diferentes funciones del "motor" de la vida.

    "Las musculares, las más importantes, ya que el corazón es una especie de máquina que bombea sangre de forma continua; las vasculares, ya que el músculo cardíaco también necesita ser alimentado por la sangre para obtener energía y poder trabajar a pleno rendimiento; las células del tejido de conducción, para que se produzca la estimulación del músculo cardíaco latido a latido", relaciona el doctor Macaya.

    ¿Pero qué tipo de células madre se emplean en el corazón?... se suelen extraer de la médula ósea del esternón o del hueso de la cadera. Se extraen y luego se seleccionan las más antiguas, las células madre.

    El proceso de reproducción celular se desarrolla en el laboratorio. Para finalizar, "se inoculan en el corazón a través de las arterias coronarias, para que se distribuyan por todo el corazón, o por vía directa inyectando las células en la zona dañada", ilustra.

    El problema vital se centra en conseguir los objetivos médicos deseados.

    "Reconstruir músculo dañado por un infarto agudo de miocardio o tratar enfermedades cardiovasculares -pone de ejemplo-. Con estas células pretendemos regenerar partes del corazón perdido, pero a día de hoy son irreparables. Los resultados no han sido todo lo satisfactorios que esperábamos", se lamenta el doctor Macaya.

    "Ya disfrutamos del éxito de este tipo de terapias en otros órganos del cuerpo humano, como en la piel, pero en órganos complejos, como el cerebro o el corazón, esta técnica todavía esta muy lejos de convertirse en una realidad terapéutica, aunque no perdemos la esperanza", concluye el cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos.

    MÁS VÍDEOS Y REPORTAJES: http://www.efesalud.com/

    Ver video "¿Funcionan las células madre en el corazón?"

  • Medicina regenerativa (Ingenieria de tejidos)

    La Ingeniería de tejidos, también conocida como medicina regenerativa, es la rama de la bioingeniería que se sirve de la combinación de células, métodos de ingeniería de materiales, bioquímica y fisioquímica para mejorar o reemplazar funciones biológicas. Mientras la mayoría de definiciones de la ingeniería de tejidos cubre un amplio rango de aplicaciones, en la práctica el término esta íntimamente relacionado con las aplicaciones de reparar o reemplazar parcial o totalmente tejidos (por ejemplo hueso, cartilago, válvula cardiaca, vejiga, etc.). A menudo, los tejidos implicados requieren cientas propiedades mecánicas y estructuras para su propia función.

    Ingeniería de tejidos Nombres alternos: Ingeniería Tisular
    Ingeniería de tejidos y órganos
    medicina regenerativa
    Áreas del saber: biomedicina
    Campo de aplicación: Tecnología
    medicina
    Reconocida en:
    Subárea de: Ingeniería biomédica
    ingeniería mecánica
    Esta ingeniería es una especialidad que aplica los principios de la ingeniería y las ciencias de la vida a la fabricación de sustitutos biológicos que mantengan, mejoren o restauren la función de órganos y tejidos en el cuerpo humano. De naturaleza eminentemente interdisciplinaria, la ingeniería de tejidos incluye conceptos de ramas tan diversas como la biología celular, la microfabricación, la robótica y la ciencia de los materiales para diseñar partes de reemplazo del cuerpo humano.

    El término ha sido también aplicado a los esfuerzos de diseño de funciones bioquímicas usando celulas junto con sistemas de soporte creados artificialmente (como por ejemplo un páncreas artificial o hígado artificial).

    Ver video "Medicina regenerativa (Ingenieria de tejidos)"

  • Micropia, un nuevo museo dedicado a los microorganismos

    Un nuevo museo dedicado a los microorganismos acaba de abrir sus puertas en Amsterdam. Se llama Micropia y gracias a él podremos conocer mejor a estos seres vivos invisibles al ojo humano.

    Dentro del museo una video instalación nos muestra, por ejemplo, cuántas bacterias viven en nuestros teléfonos móviles.

    Otra de las demostraciones interesantes del museo es un escáner corporal que nos ayuda a darnos cuenta de cuántos microbios se esconden en nuestro cuerpo. El visitante puede elegir una zona concreta de su cuerpo y saber de qué cantidad de microorganismos estamos hablando.

    Unas imágenes aceleradas muestran a un hongo creciendo en todas direcciones hasta encontrar el camino más corto hasta su alimento.

    “Este museo está dedicado al mundo invisible. Dos tercios del mundo natural de este planeta son invisibles. Si uno quiere transformarlo en algo visible tendrá que darse cuenta de que cada persona en su cuerpo transporta dos kilos de microbios y bacterias. La mitad del oxígeno que utilizamos en este mundo también contiene bacterias y cuando sabemos que en nuestro cuerpo tenemos diez veces más microorganismos que células, entonces nos damos cuenta de que nosotros también pertenecemos al mundo invisible”, explica Haig Balian, fundador del museo.

    Pero en este museo no solo verán bacterias, también podrán conocer cómo viven las hormigas. Y en unas imágenes aceleradas podrán ver cómo un kiwi se pudre a lo largo de varios días.

    Ver video "Micropia, un nuevo museo dedicado a los microorganismos"

  • Micropia: Museo de microorganismos

    Un nuevo museo dedicado a los microorganismos acaba de abrir sus puertas en Amsterdam. Se llama Micropia y gracias a él podremos conocer mejor a estos seres vivos invisibles al ojo humano. Dentro del museo una video instalación nos muestra, por ejemplo, cuántas bacterias viven en nuestros teléfonos móviles. Otra de las demostraciones interesantes del museo es un escáner corporal que nos ayuda a darnos cuenta de cuántos microbios se esconden en nuestro cuerpo. El visitante puede elegir una zona concreta de su cuerpo y saber de qué cantidad de microorganismos estamos hablando. Unas imágenes aceleradas muestran a un hongo creciendo en todas direcciones hasta encontrar el camino más corto hasta su alimento. “Este museo está dedicado al mundo invisible. Dos tercios del mundo natural de este planeta son invisibles. Si uno quiere transformarlo en algo visible tendrá que darse cuenta de que cada persona en su cuerpo transporta dos kilos de microbios y bacterias.

    Ver video "Micropia: Museo de microorganismos"

  • Las patologías congénitas de la mano

    Madrid, 19 ago (efesalud.com). La doctora Marta Guillén Vicente, de la Clínica CEMTRO, nos recibe en su consulta de traumatología para hablarnos de las patologías congénitas de la mano: más de cinco dedos, dedos pequeños, dedos pegados o deformidades en los dedos, "minusvalías singulares que acompañarán a las personas afectadas durante toda su vida".

    Estos déficits futuros en las manos, "de tipo funcional o de tipo estético", generan grandes preocupaciones en el paciente y en sus progenitores, por lo que es conveniente "consensuar las cirugías más adecuadas" con los especialistas para evitar "repercusiones graves" en los niños y, en mayor medida, en los padres.

    Las patologías son muy variables, pueden ser bilaterales -en ambas manos- y venir acompañadas de otros síndromes congénitos "que se deberán estudiar meticulosamente". Las más habituales serían:

    Polidactilia. Nacer con más de cinco dedos, normalmente un sexto. No suele afectar a la salud por condicionantes genéticos.

    Sindactilia. Fusión de dos o más dedos entre sí. Puede ser simple, cuando afecta a los tejidos blandos, y compleja, cuando la unión implica huesos u uñas.

    Hipoplasia. Desarrollo incompleto de los dedos, habitualmente el pulgar, que cumple un 50% de la función de la mano.

    Clinodactilia. Desviaciones radiales de los dedos, sobre todo del dedo meñique en ambas manos.

    Camptodactilia. Deformidad con limitación de extensión de los dedos, básicamente en el dedo meñique, que puede avanzar con el crecimiento del niño.

    Las cirugías pueden devolver la función completa a la mano, pero no se deben practicar "en fases precoces del desarrollo del bebé, hasta el año de vida desde su nacimiento", señala la traumatólogo.

    "No se puede poner en riesgo la vida del niño y es mejor esperar a que su cuerpo tenga los anticuerpos necesarios para hacer frente a la intervención quirúrgica. Además, los cirujanos tendremos un campo de trabajo adecuado en unas manos más formadas", razona Marta Guillén.

    Las cirugías consistirán en separar los dedos unidos, en alargar los dedos cuando sean más cortos o en reconstruir o dotar a la mano de dedos, sobre todo de pulgar.

    "Si hay ausencia de dedos, se pueden efectuar transferencias de dedos de la propia mano o de los pies (frecuentemente el segundo dedo del pie). El pulgar es el dedo que nos da la función de oposición, con el que se consigue hacer la pinza y realizar la mayor parte de las acciones de la vida diaria", explica.

    Para la doctora, "es muy importante" entrar en contacto con centros especializados en el tratamiento quirúrgico de patologías congénitas de la mano, ya que "son poco frecuentes y hoy en día tenemos que ser exigentes, sobre todo cuando hablamos de niños".

    "Un joven del mañana, que en su día tuvo que ser operado para corregir una patología, realizará las funciones de la mano bastante mejor de lo que podamos imaginar de inicio, al no haber conocido otro tipo de mano", concluye Marta Guillén.

    Reportaje sobre las hermanas Guillén operando una mano: http://goo.gl/7gLYuo

    Todos los vídeos de traumatología: http://goo.gl/3U9N37

    Más vídeos y reportajes en http://www.efesalud.com/

    Ver video "Las patologías congénitas de la mano"

  • La invencion de la muerte

    El año 2001 se hundió el submarino ruso Kursk en el mar de Barents y murieron los 118 tripulantes que viajaban a bordo. Los 100 metros de profundidad no han sido obstáculo para que, un año después, se reflote el submarino y se recuperen los cadáveres del interior. En Chile, en los años 70 y 80, miles de personas desaparecieron durante la dictadura de Augusto Pinochet. Todavía hoy sus parientes reclaman pruebas para saber qué ocurrió con sus familiares. Las madres piden que se les devuelva aunque sea un sólo hueso de sus hijos desaparecidos. ¿Qué tienen en común estos casos? Son historias de muerte, pero, sobre todo, son historias que reflejan el ansia por tener los cuerpos de los muertos. Podríamos citar muchos ejemplos más porque el modelo se repite a lo largo y ancho del mundo. A pesar de las diferentes tradiciones culturales relacionadas con los ritos de la muerte, el deseo de estar en posesión de los cadáveres de los nuestros se da en todas las sociedades.

    Ver video "La invencion de la muerte"

  • No es posible cremar 43 cadáveres como afirma PGR: investigador UNAM

    Jorge Antonio Montemayor, investigador titular del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México y miembro del grupo de investigadores que refutan la tesis sobre el caso Ayotzinapa de la Procuraduría mexicana, explicó que "por las fotos que observamos en la rueda de prensa que ofreció el procurador Jesús Murillo Karam, queda claro que esos huesos, nada más de ver el aspecto y el tamaño, dan la impresión de ser restos de seres humanos quemados en un crematorio moderno". Además detalló que el promedio para incinerar un cuerpo en unas instalaciones como las citadas es de dos horas, de modo que para darse la versión oficial la hoguera debería haber estado funcionando alrededor de una semana para poder quemar los 43 cadáveres. teleSUR

    Ver video "No es posible cremar 43 cadáveres como afirma PGR: investigador UNAM"

  • El esqueleto humano

    El esqueleto humano es el conjunto total y organizado de piezas óseas que proporciona al cuerpo humano una firme estructura multifuncional (locomoción, protección, contención, sustento, etc.). A excepción del hueso hioides —que se halla separado del esqueleto—, todos los huesos están articulados entre sí formando un continuum, soportados por estructuras conectivas complementarias como ligamentos, tendones, músculos y cartílagos.

    El esqueleto de un ser humano adulto tiene, aproximadamente, 206 huesos, sin contar las piezas dentarias, los huesos suturales o wormianos (supernumerarios del cráneo) y los huesos sesamoideos. El esqueleto humano participa con el 12 por ciento del peso total del cuerpo, así una persona que pesa 75 kilogramos, 9 kilogramos de ellos son por su esquelto.

    El conjunto organizado de huesos —u órganos esqueléticos— conforma el sistema esquelético, el cual concurre con otros sistemas orgánicos (sistema nervioso, sistema articular y sistema muscular) para formar el aparato locomotor.

    El esqueleto óseo es una estructura propia de los vertebrados. En Biología, un esqueleto es toda estructura rígida o semirrígida que da sostén y proporciona la morfología básica del cuerpo, así, algunos cartílagos faciales (nasal, auricular, etc.) debieran ser considerados también formando parte del esqueleto.

    Ver video "El esqueleto humano"