Videos relacionados con cancer higado fase terminal sintomas

Informaciona

Comparte y descubre información

  • Hepatitis C: Investigacion y abordaje multidisciplinar

  • Cuidados paliativos: La despedida

    Los Cuidados paliativos son las atenciones, cuidados y tratamientos que se dan a los enfermos en fase avanzada y terminal con el objeto de mejorar su calidad de vida. Para la Sociedad Europea de Cuidados Paliativos, "Los cuidados paliativos son aquellas atenciones que se dan a un paciente con una enfermedad potencialmente mortal, en fase avanzada y al que no afectan los tratamientos curativos Para el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) de los Estados Unidos,
    "El cuidado paliativo es la atención que se brinda para mejorar la calidad de vida de los pacientes de una enfermedad grave o potencialmente mortal. La meta del cuidado paliativo es prevenir o tratar lo más rápidamente posible los síntomas de una enfermedad, los efectos secundarios del tratamiento de una enfermedad y los problemas psicológicos, sociales y espirituales relacionados con una enfermedad o su tratamiento. También se llama cuidado de alivio, cuidado médico de apoyo, y tratamiento de los síntomas."

    Ver video "Cuidados paliativos: La despedida"

  • Vitamina C: ¿La panacea? (Linus Pauling)

    Las investigaciones de del premio Nobel Linus Pauling sobre la vitamina C fueron fuente de controversias, y algunos las consideraron fruto de la charlatanería. En 1966, Irwin Stone desarrolló el concepto de curación a base de altas dosis de vitamina C. Tras este desarrollo, Pauling comenzó a tomar varios gramos al día para prevenir los resfriados. Entusiasmado por los resultados, se interesó por la literatura del tema, y en 1970 publicó "Vitamin C and the Common Cold" ("La vitamina C y el resfriado común"). Una de las afirmaciones más polémicas en dicho texto es la siguiente: “El total de síntomas asociados a la falta de Vitamina C van de las alergias, anemia, amigdalitis, artritis reumatoide, arterosclerosis, aspereza de garganta. bronquitis, cáncer, cataratas, cefaleas, diarrea, dolor abdominal, dolores en coyunturas, dolores musculares, encías sangrantes, escalofríos, faringitis, fiebre, fiebre reumática, hemorragias, hepatitis, herpes labial, infecciones agudas y crónicas, infertilidad, intoxicaciones, laringitis, malestar general, meningitis, neumonía, otitis media, resfriados, rinitis, ronquera, tos, vómitos, sarampión, hasta enfermedades cardíacas, enfermedades renales, enfermedades vasculares periféricas, enfermedades relacionadas con la edad avanzada, deterioro del sistema inmunológico, y las enfermedades degenerativas del sistema nervioso.”
    Al año siguiente, Pauling comenzó una larga colaboración con el oncólogo británico Ewan Cameron, trabajando sobre el uso de la vitamina C por vía intravenosa o por vía oral en enfermos de cáncer en fase terminal.
    Cameron y Pauling escribieron varios artículos, así como un libro de divulgación llamado "La vitamina C y el cáncer" describiendo sus observaciones. Aunque los resultados parecían favorables, la campaña de publicidad negativa en su contra minó la credibilidad de Pauling y sus investigaciones por muchos años.

    Ver video "Vitamina C: ¿La panacea? (Linus Pauling)"

  • Una terapia con un fármaco contra el VIH puede frenar el cáncer de hígado

    Logroño, 31 julio (CERES TV / EFE)

    Una investigación realizada con ratones ha constatado que la administración de un fármaco empleado en la lucha contra el VIH -"Maraviroc"- previene el desarrollo de lesiones hepáticas y del cáncer de hígado, por lo que abre la vía a posibles terapias frente a este tipo de tumor.

    Este es uno de los resultados de una investigación desarrollada por un grupo de especialistas en Oncología y Enfermedades Infecciosas del Hospital San Pedro de Logroño y del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR).

    El consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Nieto, junto la jefe del Grupo del Área de Enfermedades Infecciosas del Hospital San Pedro, José Antonio Oteo, y el director del CIBIR, Eduardo Mirpuri, han presentado hoy estos resultados en una conferencia de prensa en Logroño.

    Oteo ha detallado que este grupo de investigadores también ha comprobado en ratones que este mismo fármaco es eficaz, además, en la prevención del hígado graso no alcohólico.

    Ha indicado que, una vez finalizada esta investigación con ratones, su deseo es que en 2015 pueda iniciarse la fase clínica en humanos, para lo que se busca financiación.

    ► Ver más en CERES TV: http://www.cerestv.es

    © 2014 CERES TELEVISIÓN DIGITAL
    [+info]: http://www.cerestv.es
    [e-mail]: noticias@cerestv.es
    Contacto: Teléf. 91 130 99 44

    Ver video "Una terapia con un fármaco contra el VIH puede frenar el cáncer de hígado"

  • Tabaquismo: Cancer pulmonar

    El cáncer de pulmón es la enfermedad resultante del crecimiento anormal de células en el tejido pulmonar. Proveniente de células epiteliales, este crecimiento generalmente maligno, puede derivar en metástasis e infiltración a otros tejidos del cuerpo.
    Los síntomas más frecuentes suelen ser dificultad respiratoria, tos —incluyendo tos sanguinolenta— y pérdida de peso, así como también dolor torácico, ronquera e hinchazón en cuello y cara.
    El cáncer de pulmón es clasificado en dos tipos principales, en función del tamaño y apariencia de la células malignas: el cáncer pulmonar de células pequeñas (microcítico) y el de células no pequeñas (no microcítico). Otros tipos son mixto y metastásico. Esta distinción condiciona el tratamiento y así, mientras el primero por lo general, es tratado con quimioterapia y radiación, el segundo tiende a serlo además, mediante cirugía, láser y terapia fotodinámica. La causa más común de cáncer de pulmón es el tabaquismo, siendo el 95 por ciento de pacientes con cáncer de pulmón fumadores y ex fumadores. En las personas no-fumadoras, la aparición del cáncer de pulmón en ellas es resultado de una combinación de factores genéticos, gas radón, asbesto, y contaminación atmosférica, incluyendo humo secundario (fumadores pasivos). El diagnóstico temprana del cancer de pulmón es un condicionante mayor para el éxito en su tratamiento. En estadíos tempranos, el cancer de pulmón puede, en alrededor el 20% de los casos, ser tratado mediante resección quirúrgica con éxito de curación. Sin embargo, debido a su virulencia y a la dificultad para su detección precoz, en la mayoría de los casos de diagnosis donde ya ocurre metástasis, el cancer de pulmón presenta junto con los tumores de hígado, páncreas y esófago, los pronosticos peores, siendo todavía una enfermedad incurable, con una esperanza de vida promedio de aproximadamente 8 meses.

    Ver video "Tabaquismo: Cancer pulmonar"

  • La "mala prensa" del temido cáncer de páncreas

    Madrid, 28 nov (efesalud.com). El doctor Jorge Adeva Alfonso, del Hospital 12 de Octubre, entra en el laboratorio de oncología para vídeobloguear acerca de un cáncer "muy temido y con mala prensa": el de páncreas, un tumor sibilino que oculta sus efectos neoplásicos malignos hasta que "resulta imposible extirparlo en el 80% de sus víctimas, a los que solo se les puede ofrecer un tratamiento paliativo para mejorar su calidad de vida".

    El páncreas es un órgano con forma cónica -cabeza, cuello y cola- que se camufla en el centro de la cavidad abdominal, en el revoltijo del aparato digestivo.

    "Desempeña funciones tan importantes como la de regular el nivel de glucosa en nuestro cuerpo a través de la generación de insulina y la de ayudar a los alimentos a transformarse en sustancias orgánicas simples por medio de la producción de enzimas digestivas", explica.

    El cáncer de páncreas aumenta su prevalencia año a año, sin causa conocida, aunque se sabe que los principales factores de riesgo son la alimentación inadecuada que produce obesidad y el hábito tabáquico.

    Es un tumor que tiene un mal pronóstico por su propia biología: "Tremendamente agresivo porque se disemina en cuestión de semanas y de difícil diagnóstico porque genera síntomas vagos o inespecíficos cuando los genera", enuncia el oncólogo.

    Además de la ictericia, coloración amarillenta de la piel que puede activar la realización urgente de pruebas analíticas complementarias, produce gran dolor abdominal, pérdida de apetito o de peso y digestiones pesadas, síntomas "que habitualmente confunden tanto al paciente como al médico y se achacan a otras patologías más comunes", expresa.

    El dolor que causa el cáncer de páncreas "no se tiene que aguantar". Además de los fármacos analgésicos, las Unidades del Dolor de los centros hospitalarios emplean técnicas de bloqueos nerviosos para controlar este sufrimiento añadido.

    Los pacientes que pueden someterse a extirpación, alrededor de un 20%, "precisan de una cirugía amplia que debe ser llevada a cabo por cirujanos muy especializados". El tratamiento se complementa con quimioterapia para ayudar a la formación de anticuerpos, ya que el riesgo de recaída es muy alto.

    El 80% de los pacientes oncológicos de páncreas solo disfrutan de tratamientos paliativos, no curativos. No se les puede operar y la medicina busca "mejorar el pronóstico y su calidad de vida" mientras encuentra otras dianas terapéuticas.

    "A la mitad de ellos, quienes tienen las células cancerígenas diseminadas por otras estructuras corporales, como los huesos, el hígado o el pulmón, se les ha abierto un rayo de luz durante los últimos cuatro años "con dos nuevos esquemas de quimioterapia que han mejorado claramente los fármacos de los quince años previos", dice Jorge Adeva.

    En la otra mitad, donde los tumores no se pueden operar, pero que todavía no han dado metástasis, "la comunidad científica no tiene claro cual es el mejor tratamiento".

    Esta tipología cancerígena, carcinomas de páncreas irresecables, obliga, aún más si cabe, al trabajo en equipo multidisciplinar (cirujanos, oncólogos, radioterapeutas, radiólogos, etc.), ya que el páncreas está rodeado de estructuras vasculares "vitales" y que hacen imposible la práctica quirúrgica.

    "Todos tenemos que definir cuál es el mejor plan de acción. Normalmente, una serie de ciclos de quimioterapia que si no surten el efecto deseado se complementarán con radioterapia", opina.

    En este tipo de tumor encontramos un subgrupo, de moda en los foros oncológicos, que se denominan tumores de páncreas borderline.

    "Son tumores que podrían ser resecables si se consiguiera reducir su agresividad, es decir, un 'down staying' para aumentar las posibilidades de extracción. A pesar de que las estrategias no están completamente establecidas, lo habitual es un periodo de quimioterapia y otro de radioterapia previas", detalla.

    Pero no todos los tumores o neoplasias que nacen en el páncreas son cancerígenos: "Existen otros tipos de tumores, tanto benignos como malignos, con tratamientos y pronósticos muy diferenciados, que no son cáncer de páncreas", apunta el médico.

    En cualquiera de los casos, hay que mejorar mucho en los tratamientos e investigación del cáncer de páncreas.

    "El conocimiento de su biología molecular para buscar nuevas dianas con las que atacar al cáncer y conseguir nuevos fármacos con la ayuda de pacientes oncológicos que de forma altruista se presten a la investigación para desarrollar tratamientos futuros", como se hace en el Hospital 12 de Octubre de Madrid.

    Para el doctor Jorge Adeva Alfonso, "se pueda y se debe mejorar tanto el pronóstico como la calidad de vida de los pacientes oncológicos, especialmente de los que sufren el cáncer de páncreas".

    MÁS VÍDEOS Y REPORTAJES: http://www.efesalud.com/

    Ver video "La "mala prensa" del temido cáncer de páncreas"

  • Las sorpresas del cáncer de ovario

    Madrid, 29 ago (efesalud.com). El doctor Luis M. Manso Sánchez, del Servicio de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre, explica en este vídeoblog una de las sorpresas más desagradables que está detrás de un crecimiento injustificado del abdomen de una mujer: el cáncer de ovario, "neoplasia que da la cara cuando el desarrollo del tumor está en fase avanzada", lo que lo convierte en uno de los más mortíferos.

    "La incidencia de estos tumores se encuentra en cierto ascenso sin que sepamos el porqué -dice-. Supone la sexta causa cancerígena en la mujer, por detrás del cáncer de mama, de pulmón, de colon, de cérvix y de endometrio. Y aún siendo la sexta causa, es una de las que ocasiona más fallecimientos".

    Este tipo de cáncer, que afecta mayoritariamente a mujeres en la menopausia, es conocido como el 'enemigo silencioso', ya que apenas presenta síntomas durante la fase inicial y cerca del 75% de los diagnósticos se producen en estados avanzados, motivo que sitúa la supervivencia a niveles del cáncer de páncreas o de pulmón.

    Los factores de riesgo de este cáncer femenino "se relacionan con las ovulaciones constantes que ocasionan cicatrices en la superficie de los ovarios. El paso de los años -indica- favorece su aparición".

    El doctor Manso destaca, por tanto, algunas circunstancias relacionadas con el desarrollo tumoral: "nuliparidad o ausencia de hijos; menstruación a edades muy tempranas o haberla perdido a edades muy tardías; o no haber dado lactancia materna".

    Además, señala factores predisponentes como las enfermedades propias del ovario (síndrome poliquístico, crecimiento de tejido endometrial o endometriosis, etc.).

    Manso Sánchez, de igual modo, resalta las que podrían proteger a la mujer: "haber tenido varios hijos; haber dado lactancia materna; o haber tomado anticonceptivos orales".

    Si una mujer de 40 o 50 años de edad nota que el volumen de su abdomen crece sin motivo aparente, con molestias en esa zona, incluso dolor, debe acudir siempre al especialista para encontrar la causa, entre la que podría figurar algún tumor diseminado por la tripa

    "Es fundamental que acuda a las revisiones ginecológicas periódicas y que el especialista realice ecografías de toda la cavidad abdominal; especialmente de las trompas, del endometrio y de los ovarios", aconseja el oncólogo.

    Recientemente, un equipo de investigadores del Instituto de Medicina Molecular de la Universidad de Lisboa ha descubierto el mecanismo responsable de la propagación de células cancerígenas en los ovarios.

    Los portugueses han identificado un eje compuesto por células, interleucina-17 y pequeños macrófagos peritoneales, que contribuyen al desarrollo del tumor en los ovarios.

    Un ensayo clínico realizado en Inglaterra para analizar la cantidad en sangre de la molécula CA125 (proteína producida por el útero, el cérvix, las trompas de falopio y el forro del pecho y abdomen) podría descartar la existencia de cáncer de ovario cuando este marcador está estable, mientras que un aumento brusco puede incrementar las posibilidades.

    Desde el punto de vista de la anatomía patológica, "el cáncer de ovario es un tumor muy agresivo, lo que llamamos cáncer de ovario de alto grado, -expone-. Requiere una cirugía completa para realizar tanto el diagnóstico como el estadillaje de la enfermedad y su tratamiento".

    La cirugía es a nivel abdominal y se puede efectuar con técnica laparoscópica, mediante cámaras y catéteres; o bien con laparotomía, abriendo el abdomen, como es habitual en otros tipos de cirugía.

    "El cirujano deberá hacer una revisión de toda la cavidad abdominal, observando de forma especial los ovarios y realizando una cirugía reglada en caso de sospecha elevada de la presencia de un tumor: extirparía el útero, los ovarios y las trompas, el recubrimiento del peritoneo y todas las zonas sospechosas", subraya.

    "De forma complementaria, se debe efectuar un lavado de toda la cavidad abdominal y un análisis de todas las adenopatías -ganglios linfáticos- y de otros ganglios -nódulos- que puedan existir alrededor del tumor".

    En la siguiente fase se aplica quimioterapia y se complementa con la novedosa terapia antiangiogénica, "sustancias que dificultan la creación de nuevas vasos sanguíneos a partir del tumor; sin añadir más toxicidad", puntualiza.

    A pesar de la eficacia médica y farmacológica, las neoplasias aparecen de nuevo en un 50% de las pacientes, lo que obliga a reiniciar el proceso, siempre que sea posible.

    En definitiva, "si el abdomen de una mujer de mediana edad crece sin motivo aparente debe acudir al médico sin demora. El cáncer de ovario se presenta en situaciones avanzadas y es vital un diagnóstico precoz para evitar sorpresas con forma de tumor", concluye el oncólogo Luis Manso.

    Más vídeos y reportajes en http://www.efesalud.com/

    Ver video "Las sorpresas del cáncer de ovario"